peregrinaciones-la-tradicion-de-las-fiestas-guadalupanas

Peregrinaciones: La tradición de las fiestas Guadalupanas

Diciembre ya ha llegado y como es costumbre, viene plagado de fiestas, posadas y celebraciones de todo tipo. En Puerto Vallarta sobresale especialmente una de ellas, las tradicionales peregrinaciones a la Virgen de Guadalupe. Sin embargo estas costumbres se ven amenazadas por diferentes circunstancias que cada vez se van olvidando o lamentablemente se reducen a pequeños grupos de personas.

Familia un choque de culturas

Antes de formar una familia, existen dos personas que provienen de diferentes mundos, los cuales representan la historia de sus familiares de origen y las experiencias de lo que han vivido. Al empezar a vivir en pareja, estos dos mundos se empiezan a mezclar y en muchos de los casos, el acoplar estos factores no es fácil y puede generar conflictos el tener la necesidad de imponer al otro, las ideas y experiencias propias, como si fueran una verdad absoluta, o como si la razón estuviera de nuestro lado.

Al crecer la relación y permitir que lleguen los hijos, esta situación en muchos momentos se agrava, pues se trata de imponer los criterios y percepciones de cada miembro de la pareja, sin una adecuada negociación y sin respeto a los acuerdos o límites. Se filtra también el sentimiento de culpa pues también, es cada vez más común, que mamá y papá trabajen prácticamente todo el día, así que la niñera, la guardería o las actividades extra escolares, pasan la mayor parte del tiempo con los hijos, de tal forma que llegar a casa, la pareja quiere pasar tiempo y hacer las actividades de familia, sin embargo ya no hay energía después de las jornadas de trabajo, lo que lleva a que los hijos puedan transgredir normas, no respetar límites y a que los papás se vuelvan permisivos por el mismo sentimiento de culpa, o por la ausencia de todo el día, creyendo que se sustituye con la falta de reglas o de no respetar las normas básicas.

Es entonces donde ya no hay tanto espacio para seguir fomentando la relación de familia, donde ya esta tradición de salir y pasear juntos queda desplazada por los conflictos de pareja, la falta de tiempo para cubrir las rutinas de funcionalidad cotidiana y provoca entonces que al tiempo, cada miembro de la familia realice sus actividades por separado, no tanto porque cada miembro logre una sana independencia, sino por la misma soledad de cada uno en la familia.

Por fortuna existen eventos en Puerto Vallarta que, rescatan estas costumbres, un ejemplo emotivo son las tradicionales peregrinaciones que se llevan a cabo todos los años, del 1° al 12 de Diciembre, y que si bien es un acto religioso, se convierte en todo un evento representativo de nuestra ciudad; donde algunas personas participan peregrinando y otras observando pasar la comitiva, interactuando con el ritmo, los trajes, la música, los cantos, los vestuarios y por supuesto, la comida y antojitos que a lo largo de la peregrinación se ofrecen.

Se vuelve entonces el pretexto perfecto para rescatar este tiempo de convivencia, este tiempo de familia, este tiempo de calidad, donde la familia puede sentarse junta, papás e hijos y tener una charla alegre y despreocupada al tiempo que comparten comentarios sobre los peregrinos, su vestuario y su habilidad para danzar y hacer cantar la tierra.

Al mismo tiempo, es un atractivo interesante que los visitantes y turistas buscan y disfrutan mucho, no solo por el folclor que se representa, sino por el trasfondo cultural y la unión familiar que se ve de manifiesto.

La tradición de las fiestas guadalupanas.

Las tradicionales peregrinaciones a la virgen de Guadalupe se llevan a cabo en las principales calles del centro de Puerto Vallarta. La celebración de la virgen siempre ha ocupado un lugar especial en el corazón de los vallartenses. Cada gremio u organización tiene un día señalado para su procesión y llevaba una ofrenda que los distingue, los acompañaban los danzantes con sus trajes de vivos colores y penachos adornados. El día 11 se inicia con las mañanitas a las 12 am se cantan a la Virgen de Guadalupe de su aniversario, a las 12 de la madrugada el día 12 de Diciembre.

Las peregrinaciones comienzan regularmente por la tarde en la calle Juárez, cerca del Hotel Posada Roger. En el camino se venden Variedad de platillos mexicanos, como pozole (sopa tradicional), tamales, maíz, atole, churros dulces, plátanos fritos, tostadas, enchiladas y tacos y más.

La invitación cordial a que aprovechemos costumbres y tradiciones como esta, es en función de divertirnos, pero también de conservar esta unión familiar que por ende, apoya y refuerza la convivencia social y fomenta los valores comunitarios. Está en nuestras manos reforzar nuestra convivencia de pareja y nuestro entorno familiar al tratar de conservar estas tradiciones que también apoyan nuestro destino como fuente de trabajo y de desarrollo turístico y social.

prhotel

Leave a Reply