EXCURSIONES POR LOS ALREDEDORES DE PUERTO VALLARTA

Puerto, ese vocablo castellano que significa lugar de entrada, es la palabra perfecta para describir la ubicación de Puerto Vallarta en la costa del pacífica de México. Como encrucijada histórica de las civilizaciones indígenas e importante centro colonial, la ciudad que se levanta en la bahía es una excepcional puerta de entrada para descubrir la pesca, las montañas, los pueblitos indios cercanos, las playas vírgenes y las maravillas de la naturaleza que oculta la misteriosa selva. La mayor parte de los centros turísticos están llenos de actividades, y varias compañías de tours brindan una gran variedad de excursiones por aire, tierra y mar que le brindan al vacacionista una idea de México que va un poco más allá de los populos mercados y las playas llenas de turistas.


POR AIRE

Las dos Sierra Madre que rodean a Puerto Vallarta esconden muchos más tesoros que oro y plata. Existen tours en pequeños aviones que visitan poblados indios aislados de la civilización y pueblos coloniales españoles que todavía conservan sus culturas tradicionales.

SAN SEBASTIAN DEL OESTE

Situados en un valle de casi dos kilómetros de altura, la fundación de San Sebastián del Oeste remonta al año 1605 cuando los españoles descubrieron plata en las intrincadas colinas y montañas que circundan el valle. Como si se tratara de un museo viviente, las estrechas calles de adoquines y piedras del pueblo, así como sus viejas edificaciones, su iglesia y su plaza reflejan el esplendor de esa época remota que parece sacada de un libro.

MASCOTA Y TALPA

Ubicados en las montañas de la Sierra Madre, Mascota y Talpa preservan un arquitectura y tradiciones que se remontan al Siglo XVI, cuando los conquistadores españoles buscaban oro y plata en las montañas. Escondidos en fértiles valles, estos pueblos producen más productos agrícolas que metales preciosos. Mascota, por ejemplo, fundado en 1592, tiene una famosa catedral dedicada a la Virgen de los Dolores que llevó más de 100 años en construir. Por su parte, la catedral de Talpa, hogar de la imagen del Rosario de Talpa, es famosa en todo el territorio mexicano. Los peregrinos creen que la pequeña virgen hecha de paja posee realmente poderes para sanar, y muchos fieles hacen el largo viaje desde lugares recónditos para recibir su bendición.

Las tiendas y quioscos que abundan a lo largo de las históricas calles venden cestos, sombreros y sandalias hechas de chicle, la materia que sirve de base para fabricar la goma de mascar. No pierda la oportunidad de saborear un café de olla, café hirviente con sabor a canela y azúcar, y raicilla, el célebre mezcal, que es la bebida alcohólica favorita de la zona.

LOS INDIOS HUICHOL

El interesante arete  y las pinturas con hilos y abalorios que se venden en las galerías de artesanías de Puerto Vallarta representan la imagen religiosa y las arraigadas tradiciones de los indios huichol. Dado que está tribu de indios vive en los lugares más inhóspitos y apartados de la Sierra Madre, los conquistadores españoles nunca pudieron dominarlos, y aún así conservan mucho de su original cultura precolombina. Los visitantes pueden volar en un avión pequeño al pueblito de San Andrés Coamihata, y allí conocer de primera mano una cultura que no ha cambiado en poco más de 2,000 años. Los pobladores del lugar enseñan sus exquisitas pinturas y esculturas de animales, que representan los símbolos sagrados de sus creencias religiosas.

POR TIERRA

Si usted quiere escapar de la vida urbana y de las grandes multitudes, reserve un tour, alquile un automóvil, o tome un autobus y visite los muchos pueblos todavía alejados de la civilización por la carretera 200 a todo lo largo de la costa de Bahía de Banderas.


MISMALOYA

La naturaleza se encontró con Hollywood en este pequeño pueblo que queda apenas 15 minutos al sur del centro de Puerto Vallarta. En 1963, el tórrido y apasionado romance de Elizabeth Taylor con Rrichard Burton mientras ambos filmaban la obra de Tenesse Williams “La noche de la Iguana” fue lo que realmente le dio impulso a la industria turística del área. No deje de visitar el resturante “Noche de la Iguana”, que aparece en la película, así como tampoco Huston´s Seafood Restaurant & Sunset Bar, ubicado en la casa donde en determinada época de su vida habitó el afamado director norteamericano John Huston. Para almorzar y si le apetece un poco la natación en el río Mismaloya, suba  a la montaña hasta el Edén Restaurant. Rocas frente a la orilla forman el cautivante sitio conocido como Los Arcos, un lugar martímo muy popular al que se puede llegar en las llamadas pangas, una especie de bote que se emplea mucho en la zona. Una cena a la caída de la tarde en la playa con la silueta de Los Arcos reflejada en la luz dorada es la mejor manera de terminar un día de gran actividad y aventura.

BUCERÍAS

A solo 10 minutos del aeropuerto de Puerto Vallarta, este pueblo de pescadores tiene la playa más larga–unos 10 kilómetros-de Bahía de Banderas. En muchos sentidos, recuerda cómo era hace 25 años Puerto Vallarta, con la clásica plaza cuadrada mexicana que se conoce cómo zócalo, su glorieta en el centro y cerca de la iglesia, tiendas y mercaditos. Los simpáticos burros comparten las estrechas calles del pueblo con los escandalosos automóviles de alquiler, y al amanecer, los pescadores se preparan para zarpar desde la playa. Con docenas de cafés, vendedores callejeros y restaurantes para escoger, usted puede probar desde el más humilde taco o disfrutar de un pescado fresquísimo en el acogedor ambiente romántico de un restaurante a la luz de las velas.

PUNTA DE MITA

El pueblo de Punta de Mita, situado aproximadamente 45 minutos de Puerto Vallarta, en una península en la parte norte de Bahía de Baderas, siempre ha ofrecido pesca de altura y embarcaciones que alquilan para observar las ballenas, así como surfing y, de forma gratuita, un divino bronceado a mediados de invierno. Sin embargo, ahora el centro turístico Four Seasons y su campo de Golf diseñado especialmente por el legendario Jack Nicklaus se han convertido en las principales atracciones del lugar. El campo de golf de 18 hoyos, con fascinantes vistas al mar, tiene un complicado hoyo par 3 de 194 yardas en el que sólo se puede jugar cuando la marea está alta: todo el campo es una isla natural, rodeada por la dificultad acuática más grande del mundo, el Océano Pacífico.

SAYULITA

Sayulita, más o menos 35 kilómetros al norte de Puerto Vallarta, es conocido por sus exuberantes selvas, playas de aguas turquesas, surfing de clase mundial y un estilo de vida absolutamente relajado. Recorra las calles empedradas para una probadita de lo que es el México antes de que los enormes centros turísticos irrumpan en el sitio. Tome clases de surfing en la playa y vea cómo los pescadores lanzan sus redes y atarrayas. Como almuerzo, puede ordenar mariscos frescos bajo una palapa a la orilla del mar y goce el verdadero sabor del México tropical. Hay también excursiones a caballo que lo llevan por la selva, o puede explotar los senderos con bicicletas de montaña o pie. Un paseo a caballo en el crepúsculo o a la luz de la luna con las olas iluminando la playa es el escenario ideal para una velada romántica.

SAN FRANCISCO (SAN PANCHO)

El pueblo de San Francisco, 16 kilómetros al norte de Sayulita, ofrece un panorama aún más auténtico del México antiguo. Irónicamente, en los años setenta, el presidente Luis Echeverría decidió convertir a San Francisco (conocido entre los pobladores como San Pancho) en una comunidad turística local. Echeverría terminó una escuela, un hospital y su villa personal frente al mar (en la actualidad un centro vacacional) antes de irse de México. Desde entonces, el auge de turismo en Puerto Vallarta ha tenido poco efecto en sus apacibles calles. Aquí, usted puede recorrer los senderos de la selva, detenerse a observar las aves y las ballenas o pasarse el día bebiendo deliciosas piñas coladas y masajeándose los pies en la arena. Con tiendas y boutiques y más de 30 lugares donde comer, el pueblo es una tentación para el paladar, con decenas de platillos, diferentes, desde tacos a base de mariscos hasta cocina internacional.

POR EL MAR

Las aguas tropicales de Bahía de Banderas, la séptima Bahía más grande del mundo, tiene gran abundancia de peces en los arrecifes de coral, aves y graciosos delfines e imponentes ballenas.

ISLAS MARIETAS

Un bote de motor o un catamarán lo puede llevar en excursión a las Islas Marietas, ubicadas a unos 30 kilómetros mar afuera en la Bahía de Banderas. Allí la naturaleza ofrece una maravillosa combinación de playas, vida silvestre y el mejor buceo de toda la región. Cientos de aves marinas descansan en las islas rocosas, un santuario silvestre protegido para evitar la extinción de los animales. Si prefiere, entonces puede olvidarse del ajetreo de la vida diaria en bellísimas playas aisladas, explorar la accidentada topografía de la isla o pasear en kayak por la costa. Los amantes del buceo pueden nadar junto a mantarrayas gigantes y descubrir cavernas submarinas y arrecifes de coral repletos de peces de mil colores. Los tours de un día incluyen almuerzo y refrescos, pero eso si, no se olvide de llevar protector para el sol, un par de binoculares y una buena cámara.

EXPERIENCE PUERTO VALLARTA 2006 / 2007