Historia-Hotel Posada de Roger

por / Sunday, 09 November 2014 / Publicado enNotas

A principios de los años setenta durante un gran momento de este puerto, Rogelio (Roger) Garcia Valdez, fundador de Posada Roger, decidió correr el riesgo y construyó una pequeña posada [Posada] con habitaciones sencillas y baños comunes en la calle Basilio Badillo en un área que hoy se conoce como la zona romántica del viejo Vallarta. Durante esos días, el lugar no era tan bien conocido como un hotel, sino más bien para sus aperitivos, bocadillos y café que Rogelio  vendía a los que pasaban, lo que provocó que el lugar se convierta rápidamente en un lugar de reunión informal y muy divertido para reunirse con amigos.

En 1975, Federico García llegó de los Estados Unidos con el deseo de invertir en la ciudad y decidió hacerlo en el negocio de su hermano Rogelio. Así que compró la pieza adyacente de tierra donde hoy se encuentra el famoso restaurante “Fredy’s Tucán”, que también forma parte del Hotel Posada Roger. Al poco tiempo comenzaron con la nueva construcción, así como obras de remodelación con el fin de poco a poco convertir el proyecto en un concepto de alojamiento completamente nuevo donde cada habitación tiene su propio cuarto de baño privado. La estructura original del edificio fue cambiada y se añadieron nuevos servicios que contribuyó al aumento de las estrellas que representan a la categoría del hotel.

En 1998 Rogelio se retiró, vendiendo su parte a su hermano Federico. Fue el comienzo de un nuevo período ahora bajo el liderazgo de Federico, quien aceptó la responsabilidad de la dirección del hotel a partir de ese momento en adelante, decidido mantener el paso y continuar con la tradición de ofrecer siempre el mismo cálido y cordial servicio que su hermano había comenzado hace más de 20 años.

Posada Roger sigue siendo una empresa familiar y en la actualidad es un típico hotel que está muy bien situado en el centro de toda la acción. Cada una de sus 47 habitaciones tiene una estructura diferente, diseño y decoración. El hotel cuenta con una piscina, una amplia terraza y un restaurante, entre otros servicios y comodidades.

Aspectos tales como el nombre de “Posada”, su entrada principal de hierro forjado, la fuente en el patio principal, habitaciones alrededor del patio, sus paredes de ladrillo naturales, rincones con pequeños jardines, plantas de gran arcilla, macetas de flores, enredaderas, entre otras cosas son algunos de los elementos distintivos del hotel con la atmósfera de un viejo mundo y refrescante hacienda familiar colonial, mientras que al mismo tiempo  lo distingue como una esquina muy tradicional mexicana en Puerto Vallarta. El lugar en sí mismo atrae y despierta la curiosidad de muchos de los transeúntes de la zona.

Es muy común que algunos turistas después de haber disfrutado de una estancia en tiempo compartido o en hoteles de lujo en áreas tales como la Marina o Nuevo Vallarta, y habiendo descubierto el Hotel Posada Roger mientras caminaba por el centro, deciden extender sus vacaciones por unos pocos días más para alojarse ahí en busca de disfrutar del auténtico sabor mexicano que siempre se ofrece en este lugar. Posada Roger es un encantador rincón que mantiene el espíritu original de Vallarta.

Según Sonia García, hija de Federico García y actual gerente del hotel, la fuente más efectiva para generar clientes sigue siendo a través de la recomendación boca a boca, incluyendo los testimonios de muchos de sus clientes que también recomiendan el hotel a través de Internet , principalmente por el servicio eficiente y el trato cálido y amable que han recibido. Gracias al tamaño del hotel, el servicio que se ofrece es muy personalizado, aspecto que permite una convivencia familiar  entre el personal y los huéspedes. La mayoría de los clientes son conocidos personalmente y  siempre nos dirigimos a ellos por sus nombres. Sonia dice:” Algo muy particular que nuestros clientes siempre aprecian y reconocen es la impecable limpieza de nuestras instalaciones, que es un aspecto al que presto mucha atención y  trato siempre de mantenerlo  y cuidarlo.

Naturalmente Sonia  está orgullosa de trabajar en este hotel de tradición familiar. Lo que la entusiasma para proyectar y desarrollar nuevas ideas, así como para modificar y remodelar detalles que le permitiran mejorar el hotel año tras año, por lo que continua siendo un hotel privilegiado entre el mar de las nuevas opciones de alojamiento que se abren en la zona.

Leave a Reply

SUBIR